domingo, 29 de abril de 2018

Ser habitado por Dios

Del evangelio del 5º lunes de Pascua (Juan 14, 21-26): «El que me ama guarda mi Palabra, y el Padre y yo vendremos a él, y habitaremos en él. Y el Padre lo amará.»

Amar es más que sentir.

Amar es hacer.

Amar es obedecer —escuchar, hacer caso, confiar que su palabra es lo mejor para ti.

Dale lo mejor de ti: tu voluntad, tu libertad. No tanto "tus" obras, sino tu querer.

Y él vendra a ti... se albergará en ti. Tú serás su templo, su sagrario.

¡Ser habitado por Dios!

¡Ser habitado por el Amor!

¿Se puede recibir un don más grande?

martes, 17 de abril de 2018

¿Qué quiere Dios? ¡Esto!

Del evangelio del miércoles tercero de Pascua (Juan 6, 35-40): 

«Esta es la voluntad del que me ha enviado: que no pierda nada de lo que me dio, sino que lo resucite en el último día. 
Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.»

¿Qué quiere Dios? ¿Cuál es su voluntad... en la tierra como en el cielo? En el fondo, Dios quiere lo que todos queremos: ¡una vida plena, eterna, preciosa, resucitada! 

La divinización del hombre es la voluntad de Dios. O, mejor dicho, nuestro anhelo más hondo es el anhelo de Dios. ¡Comunión de voluntades! ¡Ah, si lo supiéramos y lo recordáramos cada día! 

Resucitar es vivir con la plenitud y la libertad sin límites del Espíritu. (Los grandes límites son el mal, el dolor y la muerte). 

Amar sin límites es empezar a resucitar. 

Todos queremos resucitar... el tema es el cómo. Hay muchos caminos desviados. Mucho engaño y trampa por el camino. Todos ansiamos la cumbre de la vida. Pero no todos los caminos llevan a ella. ¿Cómo discernir?  

Yo soy el camino, la verdad y la vida... (Juan 14, 6).

miércoles, 11 de abril de 2018

Poseer la vida

Del evangelio del segundo jueves de Pascua (Juan 3, 31-36).

En ese diálogo tan denso entre Jesús y Nicodemo hoy sobresalen estas frases...

«El Padre ama al Hijo y todo lo ha puesto en sus manos.»

«El que cree en el Hijo posee la vida eterna; el que no crea al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios pesa sobre él.»

--------------------

¿Qué es la vida eterna, sino todo lo que anhelamos... y más aún?

¿Qué es la ira de Dios, sino el peso del "destino", del "absurdo", del pánico ante el azar vertiginoso de la existencia? El no-sentido, el final, la nada, eso pesa como "la ira de Dios".
En realidad, es un vacío de Dios. El horror, el infierno.

Creer ya es vivir. Pero ¿cree de verdad quien no vive lo que cree?

domingo, 8 de abril de 2018

¿A quién buscas?

El primer martes de Pascua se lee el evangelio de Juan 20, 11-18. Es el encuentro de Jesús con María Magdalena, cuando esta se queda llorando en el huerto, ante el sepulcro vacío.

¿Qué le dice Jesús a María? Si recogemos sólo sus palabras, podríamos escucharlas, muy dentro de nuestro corazón, dirigidas a cada una de nosotras...

«¿Por qué lloras? ¿A quién buscas?»

«¡María!»

«Déjame ir, porque aún no he subido al Padre. Pero ve a buscar a mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.»

Lloro. Busco. Es el hambre de toda persona falta de sentido, falta de Dios.

¿A quién busco yo? ¿Por qué lloro?

Jesús responde saliendo al encuentro y con una llamada: ¡María! Yo busco, él me llama por mi nombre.

A Dios no podemos poseerlo ni sujetarlo. Él nos consuela pero de inmediato nos da una misión: Ve y di. Nos envía. Nos envía a los hermanos (familiares, próximos, compañeros, miembros de la comunidad, incluso sacerdotes...) Igual que él fue enviado por el Padre.

Llorar. Buscar. Ser llamado y enviado. En Magdalena se da, perfecta, la génesis de una vocación.

domingo, 1 de abril de 2018

Resucitar

¡Feliz Pascua de Resurrección!

¡Feliz día en que somos invitados a recordar que «nuestra vida está escondida en Dios», y tenemos plantada en nosotros una semilla de eternidad!

Como siempre en estas fechas, me gusta releer esta impresionante charla del P. Carreira sobre la resurrección y la física cuántica.

Podéis escucharla en este enlace.

Y también comparto esta presentación resumida sobre la resurrección, basada en un programa televisivo del P. Carreira.




sábado, 31 de marzo de 2018

Las últimas palabras

Las últimas palabras de Jesús, antes de morir, según las recoge el evangelio de san Juan.

«No he perdido a ninguno de los que me diste.» (Juan 18, 9)
No nos pierde. Estamos en manos de Jesús. Si somos suyos, no nos perderemos. Él nos irá a buscar siempre, como a la oveja perdida… También cuando lo hemos negado o traicionado, olvidado o despreciado. También cuando huyamos por miedo y no queramos seguirle. Siempre irá a buscarnos.

«Yo he hablado públicamente al mundo... no he dicho nada escondido. ¿Por qué me preguntas?» (Juan 18, 20-21)
Jesús no es un maestro esotérico ni ocultista. No habla para un grupo de iniciados, no quiere crear una élite espiritual: su mensaje es abierto y para todos, para que sea proclamado por las azoteas y las plazas. El evangelio no es elitista, el sol de Dios brilla para todos.

«Mi reino no es de aquí.» (Juan 18, 36).
Jesús no es un rival para reyes, políticos y gobernantes. No persigue poder, fama ni riqueza. No aspira a los bienes por los que tantos hombres y mujeres corremos. Su reino no es de este mundo, pero está arraigado y envuelve a este mundo. Su reino, en realidad, sostiene este mundo que olvida al Creador y adora a las criaturas. Su reino es el que renueva todas las cosas. Se puede pertenecer al reino de Dios viviendo en este mundo.

«Soy rey. Para esto he nacido y he venido al mundo, para ser testigo de la verdad.» (Juan 18, 37).
La realeza de Dios es servir. El poder de Dios es amar. La corona de Cristo es la entrega, hasta morir. Esta es la verdad: que Dios es, que Dios es amor, y que el amor nos sostiene y nos libera. Cuanto más brille la verdad de Dios, más brillará la verdad del hombre.

«Mujer, ahí tienes a tu hijo.
Aquí tienes a tu madre.» (Juan 19, 26-27)
Los vínculos de Dios son mucho más fuertes que los vínculos de sangre. Dios une más que la familia.

«Tengo sed.» (Juan 29, 28).
Jesús es humano. Tiene hambre y sed. Necesita ayuda. Necesita amor. ¡Un Dios necesitado! Con estas palabras Teresa de Calcuta redescubrió su vocación: Tengo sed. ¿Querrás tú darme agua?

«Todo está cumplido.» (Juan 19, 30).
Vivió plenamente y murió plenamente. Una vida colmada hasta rebosar. Los hombres nacen gritando, ávidos de aspirar el aire vital… Jesús murió gritando, exhalando hasta su último aliento. Jesús murió con fuerza. Con tanta pasión y entusiasmo como había vivido. Vivió su muerte, hasta el final. Apuró el cáliz hasta la última gota. No dejó nada por hacer… Lo dio todo.
 

domingo, 25 de marzo de 2018

La casa se llenó de la fragancia del perfume

Lunes Santo. La lectura del evangelio de hoy es de san Juan, 12, 1-11. Es la llamada unción de Betania. Jesús va a una casa, invitado a comer. Allí se acerca María, la hermana de Lázaro, que le lava los pies, se los seca con los cabellos y los unge con un aceite de nardo.

Las críticas surgen: ¿para qué derrochar ese óleo tan caro? ¿No sería mejor dar ese dinero a los pobres?

Subrayo dos frases de esta lectura.

«La casa se llenó de la fragancia del perfume.»

El bien huele. El desprecio huele. El amor huele. Quizás no se ven, pero su aroma se esparce por el aire, y todos lo sentimos. La casa del fariseo se llenó de fragancia porque el amor de aquella mujer no se podía contener.

Lo bello es de Dios, espléndido, desbordante. El amor no puede ser cicatero ni regatear. Una fragancia de belleza... ¿por qué nos molesta?

«A los pobres los tenéis siempre con vosotros, pero a mí no siempre me tendréis.»

Personalizar el amor. Los «pobres» es un abstracto, puede ser demagogia. Pero Jesús, la persona, el hombre con rostro y nombre, es uno y único. Quien ama a un solo hombre ama a toda la humanidad... Y ¿se puede amar sin esplendidez?